Las carnes en la alimentación infantil: pollo, pavo y conejo

Cuando a partir de los seis meses el bebé comienza a comer sólidos, una de las primeras carnes que solemos ofrecerles, por provenir de animales pequeños, son las carnes blancas:  el pollo, el pavo y el conejo. Hablaremos de cómo preparar estas carnes para ofrecérselas a los niños y qué nutrientes pueden aportarles.

El pollo

El pollo es una de las aves más consumidas y su carne, una de las más magras. Es tierna, sabrosa y fácil de digerir por su bajo contenido en grasas.

En cuanto a sus propiedades nutritivas, el aporte en proteínas es similar al de cualquier otro tipo de carne (un 20 por ciento) y contiene vitaminas de tipo B, especialmente ácido fólico y vitamina B3 o niacina. Está última es beneficiosa para el buen funcionamiento del cerebro, la circulación sanguínea, la formación de colágeno y la función hepática.

En cuanto a los minerales que aporta, es inferior en hierro y zinc pero superior en fósforo y potasio con respecto a las carnes rojas.

Alimentación complementaria: recomendaciones de la AEP sobre la introducción de alimentos en la dieta del bebé

No contiene cantidades apreciables de carbohidratos y aporta ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados.

La gran ventaja del pollo es que su aporte nutritivo es muy rico, es similar al de las carnes rojas, pero contiene pocas grasas y calorías. Por cada 100 gramos de pollo, se calculan 125 calorías (sin piel).

Sus características lo convierten en un buen alimento, además de ser económico y versátil a la hora de cocinarlo.

Cómo preparar el pollo

pollo

Las piezas del pollo más adecuadas para el bebé son la pechuga, la más magra, y el muslo. Luego, cuando ya sea mayorcito podremos ofrecerle otras piezas como el jamoncito para que lo coma con las manos.

También debemos tener en cuenta a la hora de comprarlo que los pollos más viejos son los más grasos, así que preferiremos los ejemplares más jóvenes.

Con respecto a la cocción, la carne debe estar tierna pero a la vez bien hecha para asegurarnos que se ha destruido la salmonela, bacteria causante de la salmonelosis.

El pollo da mucho juego a la hora de cocinarlo. Hay varias formas de preparar esta carne tan agradecida. Hay que prepararla sin sal, ni condimentos que oculten el verdadero sabor de la carne, además de que pueden ser perjudiciales para el bebé. Se recomienda quitarle la piel y por supuesto, cualquier resto de huesos.

Se puede hacer asado, hervido, a la plancha, al horno, en guiso o salteado, pero tened en cuenta que los pollos de mayor edad son carnes más duras y necesitan más tiempo de cocción para ablandarlas.

Para comenzar, podéis triturar el pollo en el puré de verduras, unos 20 gramos de carne es una buena medida para comenzar, o bien podéis probar con el método Baby Led Weaning, ofreciéndole el pollo cortado en tiras transversales que el bebé pueda coger con las manos. Son ideales las pechugas que son tiernas y se deshacen fácilmente. Al principio las chupará hasta que sea capaz de masticarlas.

Algunas recetas para hacer con pollo

El pavo

Otra ave muy consumida es el pavo, aunque no tanto como el pollo. Por tratarse de un alimento magro, con bajo contenido en grasa y fácil de digerir, es, al igual que el pollo, muy adecuada para la dieta de los más pequeños.

Se puede comenzar a ofrecer al bebé a partir de los seis meses.

Es una de las carnes que más proteínas contiene. Es rica en hierro de fácil absorción por el organismo y también destaca su contenido en potasio, magnesio, fósforo y zinc.

Al igual que el pollo, contiene ácido fólico y vitaminas del grupo B, entre ellas la vitamina B3 o niacina, beneficiosa para la función cerebral.

Es una carne muy sabrosa cuya principal característica es su bajo contenido en grasa y en colesterol. Por todo ello es una opción muy saludable tanto para niños como adultos.

La AEP dice sí (por primera vez) al BLW en sus recomendaciones para la alimentación complementaria

Cómo preparar el pavo

pavo

La mejor pieza para ofrecerle al bebé por ser la más magra es la pechuga del pavo. Hay que quitarle la piel, pues es la parte que mayor cantidad de grasa contiene.

A la hora de comprarlo, hay que elegir el pavo joven (porque tendrá una carne más tierna) de piel suave y blanca, sin manchas y de carne firme (no pegajosa), lo cual nos indica que está fresco.

A la hora de prepararlo hay que saber que la carne de pavo se contamina fácilmente, por lo que no deberemos descongelarlo a temperatura ambiente (hacerlo en el refrigerador), mantenerla separada de otros alimentos y si es posible en su envoltorio original.

La forma más habitual de cocinar el pavo es asado al horno (a veces relleno con verduras), también se puede freír o incluir en guisos o estofados.

No se debe ofrecer al bebé el pavo ahumado, ni en forma de fiambre pues se le añaden sales y conservantes que son perjudiciales para los niños pequeños.

Al igual que el pollo, podéis empezar a dárselo al bebé triturado y mezclado en el puré de verduras, o bien en tiras cortadas de forma transversal adecuadas al tamaño de su mano.

Algunas recetas con pavo

El conejo

El conejo no es una carne tan habitual en la alimentación infantil como puede serlo el pollo o el pavo, pero es una buena opción para incluir en la dieta de los más pequeños a partir de los seis meses.

Entra en el grupo de las llamadas carnes blancas. Su carne es magra y muy blanda, por lo tanto es muy fácil de masticar y muy digestiva gracias a su bajo contenido en colágeno, siendo ideal para estómagos sensibles como los de los niños.

Es muy saludable por ser baja en calorías, en colesterol y contener una elevada cantidad de proteínas de alto valor biológico y aminoácidos esenciales.

Su carne tiene un gran valor nutritivo. Tiene un alto contenido en potasio, fósforo y calcio. Contiene pocas grasas saturadas y es rica en hierro. Es destacable su contenido en vitaminas del grupo B, siendo el alimento cárnico más rico en vitamina B3 o niacina, beneficiosa para el crecimiento y el desarrollo, y especialmente en vitamina B12, un micronutriente que previene la degeneración de las células neuronales.

Por su aporte vitamínico es un alimento ideal para combatir el cansancio estacional en los más pequeños.

Baby-Led Weaning: beneficios de que el bebé coma con sus manitas y cuatro recetas para empezar

Cómo preparar el conejo

conejo

Hay muchas formas posibles de cocinar el conejo: guisado, estofado, hervido, al horno, frito, a la cazuela, en paella.

A la hora de comprarlo, hay que elegir una pieza joven con la carne de color rosado y las patas flexibles. La carne es menos sabrosa pero más blanda y fácil de digerir.

A la hora de prepararlo no se le debe añadir sal ni condimentos ni rebozarlo, pues para ello se necesitaría huevo.

Al igual que las carnes anteriores, lo más recomendable para comenzar a ofrecer la carne de conejo es triturada y mezclada en el puré de verduras. También se le pueden ofrecer trozos cortados en tiras para que el bebé se vaya acostumbrando a la nueva textura y como paso previo a la masticación.

Algunas recetas con conejo

Otros alimentos de la dieta infantil